La soltera casa quiere

La soltera casa quiere

Ahorré como idiota los últimos tres años, casi que todo mi salario, no hubo viajes, ni vacaciones, ni ropa... porqu3 la soltera casa quiere

Marcha por la diversidad sexual
Onda Media: para disfrutar cine chileno y mucho más
Cuentos difíciles de encontrar en la web

Todo lo hago mal. Bueno, no sé si mal o al revés. Digamos que fuera de los cánones que dicta la suciedad sociedad.

Llegué a los 30s y sigo soltera (mal, muy mal); tampoco cumplí el sueño de mi mama de darle al menos un nieto mientras estaba viva. No he experimentado la dicha de ser madre (Re-mal). Llegué a los 30s y los lunes para mí son de Converse y camiseta de Star Wars en la oficina. Necesito que la fuerza me acompañe para iniciar esa montaña rusa emocional que viene incluida en la vida de todo publicista.

Para terminarla de hacer, nunca quise ser la típica niña que no se va de casa hasta que tiene un anillo en el dedo, hasta que el marido le provea un hogar… Nop, gracias, pero eso no es para mí. Yo ahorré como idiota los últimos tres años, casi que todo mi salario. No hubo viajes, ni vacaciones, ni ropa. En cambio me lancé a algo que siempre he soñado y he querido y es mi casa propia.
Se cumplió este pasado 13 de agosto, día en que finalmente me entregaron las llaves. Este proceso para mi ha sido un ir y venir de sentimientos, acompañado de miedos, dudas, arrepentimiento, valentía a veces, sin duda realmente emocionante.

Los que me conocen muy bien saben que soy una overthinker. De la nada me ahuevo y pues a veces me ha pasado que en lugar de emocionarme, pienso que esto lo debí haber vivido con alguien a mi lado: Alguien que me ayudara a escoger donde poner la lavadora o escoger el color de las cortinas, alguien con quien pelear por qué color sería la vajilla. Luego recuerdo que en ninguna parte está escrito que tiene que ser así, así que mando a la mierda esos pensamientos y me emociono de nuevo.

Y cómo no va a ser emocionante si vi mis ahorros de años pasar de esto…

A esto…

 

y finalmente a esto!

No todo fue color de rosas. Tuve un pequeño altercado con el ingeniero residente, un idiota que se negaba a darme una copia de los planos de mi propia casa. ¿Se imaginan? Dicen mis amigos que tengo problemas con las figuras de autoridad o con los uniformados; siempre me peleo con los vigilantes y con la policía y pues este menso andaba con un chaleco fluorescente que seguro me recordó a un policía. Yo no pienso que sea problema con las figuras de autoridad, sólo me pudre que la gente quiera abusar el poco poder que pueden tener sobre uno, y yo no iba a dejar que ese pobre idiota se aprovechara de mí en mi propia casa, de donde me quiso correr el muy animal.

En fin, si bien es cierto que esta aventura no la viví con una pareja, la viví con gente que quiero, que me importa, que me acompañó a medir la casa, a conocer la casa modelo e incluso a ver ya mi casita lista 🙂

He de decirles que no tengo absolutamente nada, ni una cuchara si quiera. Bueno, tengo una cocina; así que por el momento me veré así…

Pero igual que ahorré para comprar la casa, poco a poco iré llenándola, hasta que esté lo suficientemente lista para que me reciba y se vuelva mi hogar permanente.
Por último…me daba miedo la reacción que tendría mi papá a mi decisión, por lo que todo esto lo hice casi que a escondidas. Una vez que ya estaba todo hecho, le conté de mi aventura y no me regañó como esperaba, tampoco me felicitó. Sólo me dijo que mientras él estuviera vivo y pudiera trabajar, yo siempre tendría la que ha sido mi casa desde que tengo memoria. Lo amé más por eso. Pero Pa: No sólo el casado, también la soltera, esta soltera, tu hija que te ama, casa quiere.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0