¿La educación pública es un medio para la  dominación?

¿La educación pública es un medio para la dominación?

Breve análisis de la educación nicaragüense: debatir si la dominación política y social reproduce al sistema social hegemónico.

Onda Media: para disfrutar cine chileno y mucho más
La banalidad de la política
Marcha por la diversidad sexual

En este  artículo  voy a hacer un breve análisis de la educación  nicaragüense.  Mi  principal objetivo es poner en debate la dominación política y social que se lleva a cabo mediante la educación con su continua reproducción del sistema social hegemónico.

En la historia educativa de nuestro país se han hecho esfuerzos por formar a la persona a partir de un modelo social preexistente, el cual pareciera que se ha asumido  como el tipo ideal, por eso escuchamos decir: “en mis tiempos no era así, las cosas están peor”. Hay una constante nostalgia como la de  Jorge Manrique (s.f)  para quien “cualquier tiempo pasado fue mejor” (p.1). Por eso, no nos  debemos extrañar de ese intento de establecer diferencias entre la  juventud aguerrida y la milénica indiferente. Dicho discurso da la impresión que  se ansía acentuar  la supremacía de la juventud aguerrida del pasado.

El pensamiento que sigue una lógica similar a la antes mencionada  ha cooperado a que la educación haya tendido a la reproducción social del sistema de nuestros ancestros. Estas vivencias se convierten en el arquetipo incuestionable de la vida, puesto que se presenta como el mejor estándar  nacional y se pretende cristalizar. Tal pensamiento es un intento romántico que aspira preservar lo antiguo y busca asfixiar los nuevos modelos de vida y  creatividad política y social de las nuevas generaciones.

La educación todavía está apegada al  tabú de hablar entre dientes sobre las preferencias sexuales, los nuevos tipos de familias, la ideología y las nuevas identidades juveniles. El prototipo de escuela ilustrada sigue vigente en Nicaragua sofocando  la innovación de la juventud. Todavía se educa  para la fábrica pero no para la invención y la  realización personal. Nuestras escuelas aún son la antesala de la manufactura y escuela de cuadro político.

La educación de la que estoy hablado sigue procedimientos y metodologías  que legitiman a la escuela como un espacio de adoctrinamiento y la reproducción del modelo sociopolítico dominante. Este modelo con su mercado intrínseco (respaldo político) se trasmite en la educación sin ser cuestionado.

PAGES

1 2

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0